IAmAliveChallenge / Mi hijo y su entrenamiento

in GEMS11 days ago



Eran las 4:00 P.M. cuando mi esposo nos dice a mi hijo y a mí que ya era hora de prepararnos, como cada día; mi hijo tiene sus clases de Karate y mi esposo y yo camino mientras lo esperamos. Nos sentimos bastante contentos con nuestra nueva rutina, que era parecida a la que teníamos antes de la pandemia, pero como habíamos estado inactivos por mucho tiempo, se siente genial estar en movimiento. En poco tiempo estuvimos listos y salimos al complejo deportivo.



Mi hijo antes de subirse al vehículo.

Cuando llegamos al sitio, notamos que mi hijo no debía llevar karategui (el traje que usan para entrenar karate) sino que debía ir en ropa deportiva porque iban a trotar en la cancha de arena, donde caminamos mi esposo y yo; el senpai a cargo se lo había dicho a sus estudiantes el día anterior, pero mmi hijo lo había olvidado. Afortunadamente vivimos cerca y tenemos automóvil, así que inmediatamente salimos a casa para que se cambiara.

Al llegar nuevamente al campo deportivo, mi hijo saludó al senpai y se incorporó a la actividad. Empezó por trotar y mi esposo y yo a caminar.



Notamos que después de varias vueltas a la cancha, el senpai lo llevó a las gradas para continuar con el ejercicio, para mi fue irresistible salir casi que corriendo a tomarle una fotografía, me encanta ver como día a día va avanzando y hace cosas que hace poco no podía; no es fácil incorporarse a la actividad física después de tanto tiempo en inercia en casa, me hace sentir aliviada ver que ya está recuperando su condición física.



Estuvieron allí haciendo varios ejercicios, desde mi caminata logré observar algunos cuando pasaba cerca, hasta que ya nos los vi más pues se habían ido al gimnasio cubierto donde normalmente entrenan. Mi esposo y yo seguimos caminando hasta cumplir los 45 minutos que tenemos establecido como meta diaria, al menos por ahora, para nosotros ha sido fuerte agarrar el ritmo, vamos poco a poco, empezamos con 20 minutos, al menos ya vamos por 45.

Después nos sentamos un rato a descansar, desde allí podemos ver a los que estaban practicando voleibol y boxeo, curiosamente no estaban los que practican basquetbol, el hecho es que todos están bajo el mismo techo, cada uno en una zona de este espacio. Los dos grupos que estaban, se ven al fondo de la siguiente fotografía.



Después de recuperar el aire, mi esposo y yo fuimos al gimnasio donde estaba nuestro hijo, disfrutamos de verlo en medio de sus prácticas, en esta ocasión estaban en un kumite.



Un rato después terminó la clase, que dura en teoría hora y media, pero casi siempre el senpai alarga un poco más el entrenamiento, la verdad es que lo veo muy motivado en preparar a sus estudiantes y eso es muy beneficioso para el progreso de ellos. En lo particular, estoy muy satisfecha con el desempeño de este jovencito a cargo, que apenas tiene 15 años, pero que demostrado ser todo un adulto en capacidad y responsabilidad.

Agradezco a Dios por cada oportunidad que coloca en nuestro camino, por guiarnos hacia ellas y por proteger siempre a mi familia.



La vida desde el agradecimiento, es una vida llena de bendiciones.



Gracias a todos ustedes por tanto...




La fotografía mostrada es de mi propiedad y usé la aplicación ToonMe para decorarla.
Emojis hechos con Bitmoji.
Separador elaborado en PowerPoint a partir de la imagen principal.